Nada

Share

Nada

A veces me se siento Nada.
Y el tiempo me parece una eternidad que se muere lentamente en mí.
Sin deseo.
Sin sueños.
Sin mentiras dónde ser feliz.

A veces la Nada  me señala cosas:
Advertencias de que todo se tornará infranqueable.
Conversaciones sin destino que hacen un ruido insoportable.
Memoria de días irreparables.
Decisiones equivocadas.
O la presencia constante de alguien deseado que solo está en mi imaginación. Continuar leyendo

Share

A mi hija Natalia

Share

A mi hija Natalia, que no me deja dormir.

Te miro para aprender a ser  feliz.
Te  abrazo para que te sientas segura.
Te acaricio  para que te sientas amada.
Te revelo el truco para que no te dejes engañar.
Te llevo a todas partes pero eres tú quién me lleva.
Te digo “no se” para que averigüemos juntos.
Te regalo libros para que sepas estar a solas.
Te empujo para medir tus fuerzas.
Te escucho para saber qué sientes, y también, para saber qué he dicho.
Te cuido para curarme heridas que me hice yo sin darme cuenta.
Te guardo feliz en mis ojos cada vez que me voy para que te veas feliz en mis ojos  cada vez que me ves.
Te apoyo para tengas fe en ti.
Te digo que te quiero a cada rato, porque el amor debe decirse.
(Y porque  también debe leerse, te escribo estas cosas).
Hija mía, estoy inmerso en este amor con  toda su hermosura y su pavor.

Share