LAS 12 REGLAS DE PETERSON

Share

Las 12 reglas de Peterosn

  • Enderézate y mantén los hombros hacia atrás
  • Trátate a ti mismo como si fueras alguien que depende de ti
  • Traba amistad con aquellas personas que quieran lo mejor de ti
  • No te compares con otro, compárate con quien eras tú antes
  • No permitas que tus hijos hagan cosas que detestes
  • Antes de criticar a alguien, asegúrate de tener tu vida en orden
  • Dedica tus esfuerzos a hacer aquello que te convenga
  • Di la verdad, o por lo menos no mientas
  • Da por hecho que el otro puede saber algo que tú no sabes
  • A la hora de hablar, exprésate con precisión
  • Deja en paz a los chavales que montan en monopatín
  • Si te encuentras un gato, acarícialo

 

Share

SI no deseas

Share

 

Si no deseas:

Vivir como si el paraíso estuviera en la tierra.
Amar como si nunca te hubieran herido.
Soñar como si no existiese imposible.
Luchar como si nunca hubieses fracasado
Jugar como si no hubiese ganadores.
Dar como si tuvieras suficiente.

ESTAS MUERTO

 

Share

VICTIMODOGMÁTICA 1

Share

Victimodogmática 1

Los individuos mezquinos propenden a la victimización. Amenazados por sus propios miedos sueñan con una vida absolutamente exenta de peligros y amenazas y exigen por ley una estrategia de defensa preventiva contra cualquier realidad que contradiga sus deseos de no sentirse inseguros jamás.
La solicitud abusiva de un mundo absolutamente seguro esconde quizás el mayor atentando contra la libertad.
Detrás del decreto de absoluta seguridad que demandan los débiles se oculta un odio a lo excepcional, que es precisamente dónde se refugia el arte y la genialidad.
Ningún lugar es más seguro que los cementerios.

Share

Tranquilidad de la razón

Share

El ímpetu de una utopía te puede llevar lejos; igual de lejos que la desesperación, pero dónde hay que conseguir llegar es a ese lugar en el que uno puede vivir sin tener que justificarse ni defenderse. Ese lugar se llama tranquilidad de la razón, y está muy cerca, lo malo es que está muy hondo y el autobús que te lleva allí es muy caro.

Share

La bailarina vieja

bailarina
Share

La bailarina vieja. (confesiones de invierno)

CUENTO.

La bailarina de la caja de música se ha hecho vieja. Cuando abro la caja me la encuentro sentada con los brazos apoyados en sus muslos mirando hacia abajo; cansada; triste. Tiene el pelo blanco. Su rostro no se ve. Una imagen llena de hartazgo impregna de soledad el espejo que hay tras ella. Si le doy cuerda, entonces, puedes oírla sollozar. Continuar leyendo

Share