EL ODIO MAJESTUOSO

Share

EL ODIO MAJESTUOSO

Crece como un tumor descontrolado la instrumentalización del odio como delito, y la necesidad (fuertemente ideologizada) de castigar todo pensamiento divergente expresado con antipatía, aversión, o enemistad, aunque sea elegantemente. En esa solicitud de castigo ha renacido el más inquisitorial de todos los actos;
                          el de castigar un sentimiento expresado sin violencia.

Lo más inquietante de la ley de delito de odio es que su interpretación puede extenderse hasta límites insospechados. Cualquier cosa puede ser catalogada como delito de odio si alguien está dispuesto a interponer una querella en ese sentido.
¿Pero es que uno no tiene derecho a odiar? ¿Es que una idea no puede ser odiosa para quien no la comparte? ¿Es que no hay costumbres odiosas? ¿Vecinos/as odiosos/as? ¿Políticos/as odiosos/as? ¿Leyes odiosas? ¿Días odiosos? ¿Situaciones odiosas? ¿Gente odiosa?  ¡¿Incluso niños odiosos?! ¿Es que todo lo que nos ocurre y nos rodea es absolutamente encantador? Hay mucha gente y cosas infames que merecen ser odiadas.

               La gente tiene derecho a manifestar su disgusto sin violencia  y no ser castigada por ello.

Tiene derecho a ser despectiva sin violencia con algo que le parezca subjetivamente despreciable. La gente tiene tanto derecho a odiar sin violencia como lo tiene de amar, soñar o desear algo sin violencia, equivocadamente incluso.
Señores/as legisladores/as del miedo, dejemos que la gente odie amistosa y desinteresadamente todo cuanto quiera odiar.
Rechacemos el odio maniático e indiscriminado, pero aceptemos sin recelos el odio preciso y selectivo.
Rechacemos el odio encarnizado, pero seamos tolerantes con el odio pasajero. Rechacemos el odio exhibicionista, pero admitamos el odio discreto.
Pero sobre todo, respetemos con devoción el más digno, valiente y necesario de todos los desprecios: el desprecio majestuoso de quien sabe que su inquisidor es un pobre idiota.
Dejadnos odiar tranquilos.

Sobre la estupidez y el odio aqui

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *