¿Joder o hacérsela chupar?

Share

¿Joder o hacérsela chupar?

Hace poco se ha destapado un escándalo de carácter sexual con el ahora presidente Trump. Al parecer una prostituta, que el partido Demócrata llama actriz porno, se habría acostado con este señor a cambio de dinero allá por el año 2006. Once años antes de que el indigno pelirrojo alcanzara la presidencia de los Estados Unidos de América. La actriz en cuestión vio la oportunidad de resolver financieramente el resto de su vida chantajeando al imprudente mandatario al que ella alquiló su cuerpo por un rato once años antes de que jurara su cargo como desaforado tuitero de la Casa Blanca. Sus opositores Demócratas se han apresurado a sacar partido de esta desventura marital mostrándose escandalizados de que un señor haya pagado por sexo ¡estando casado! Se han olvidado de aquel otro escándalo político que salpicó (nunca un verbo daría más juego) al entonces presidente de Estados Unidos Bill Clinton, cuando una becaria de 22 años le confesó a una compañera de trabajo que entre nota y nota le comía la polla al risueño narigón.
Resulta francamente repugnante que el partido Demócrata  rastree en la vida pasada de cualquier persona (Incluso de alguien tan indefendible como Trump)  con intenciones de chantaje político. ¡Sobre todo con el vergonzante antecedente de  saber que un presidente demócrata en funciones se pelaba el rabo con su secretaria en el despacho presidencial del país más poderoso de la tierra y no fue, ni siquiera, condenado por perjurio! ¡Y encima su esposa se presenta a las elecciones para presidenta!

Resulta paradójico que en la meca del capitalismo sea más indecoroso joder pagando que hacérsela chupar gratis.

Mas info click  :AQUÏ

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *