Las escuelas matan la creatividad

Share

    . Intento por todos los medios que mi hija no le coja a la escuela la misma fobia que le cogí yo. Solo cuento con dos  recursos,  (ninguno de ellos aprendidos en el colegio, por supuesto); el humor y la diversión. Si por mí fuera, mi hija iría a la escuela dos días a la semana; los sábados y los domingos. No se cuanto tiempo me va a durar la estratagema. Mientras tanto la compenso como puedo por todo el aburrimiento y la cantidad de cosas inútiles que debe aprender cada día.

Papá – me preguntó hace unos días – ¿Tu sabes dónde desemboca el Ebro?

Si hija. Pero a  mí lo que me interesa es dónde desembocan las ideas – le respondí guiñándole un ojo con una gran sonrisa.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *