Sobre mi.

Share

cropped-Dante-Geanfrancisco.jpgSoy un hombre con una formación muy ecléctica y estrafalaria,   fruto de una familia de locos que no envidiaría ningún delincuente de guante blanco. Me crié con magos, adiestradores, faquires, prestidigitadores, músicos y gente que tenía que entretener a un  público pero también se conformaba con engañarlo. Mi padre era enólogo, pero en vez de llevar una vida decente como el resto de su familia, prefirió despilfarrar su vida produciendo espectáculos, viajando y metiéndonos en problemas. Algunas mascotas de mi infancia fueron animales que la mayoría de los niños ven  en los zoológicos o la tele. Mi madre era administradora y ocasionalmente domadora de serpientes, además de eso, su ocupación principal, era que ninguno de sus hijos fuese olvidado en ningún camerino de ningún teatro ni fuese atacado por algún animal. (No consiguió ninguna de las dos cosas).

Mi padre falleció antes de que yo cumpliera diez. Mi madre entonces concentró sus esfuerzos en dar a sus hijos   una educación corriente; algo que tampoco consiguió. Mientras interrumpía mi verdadera educación yendo al bachiller, me instruía en música, literatura  y deportes violentos.  A los 17 años  me matriculé en periodismo, pero como mucha gente de pelo largo que iba a la universidad  en la Argentina de aquella época, frecuentemente no regresaba jamás, mi madre me sugirió que me fuera a U.S.A. Allí viví un puñado de años. Hice los trabajos más infectos hasta que pude estudiar  arte y publicidad y conseguí trabajar en un sitio decente. A los 26 años me vine a Europa.

Desde aquellos días hasta hoy me he ganado la vida en el mundo del comercio en varios países de Europa He tenido una vida de aventuras, algunas tan insólitas que me recuerdan constantemente la familia de la que provengo, dentro de la cual, era tan factible como espontáneo, que para un cumpleaños me pudieran regalar una bicicleta y un tucán. (¡A mi hermano le habían regalado un mono! ¡y a mi hermana una colección de pelucas!)

Share